Consejos y trucos para aprender mejor (parte 1)

imagen destacada trucos para estudiar y aprender mejor

En un newsletter de medium encontré un artículo en el que el autor explicaba cómo logró convertirse en el mejor estudiante de medicina de su universidad después de ser un alumno promedio o incluso un poco rezagado.

No lo leí por que ser el mejor estudiante me pareció alimento al ego. Días después lo encontré en mis marcadores y decidí darle una oportunidad, resultó ser un gran artículo con un montón de consejos para mejorar el proceso de estudio y aprendizaje y aunque no los he puesto en práctica en su totalidad ciertamente concuerdan con otras lecturas al respecto y dan la sensación de ser legítimos, y entonces acá va una síntesis de esos consejos y trucos para estudiar y aprender mejor.

Es digno de mención que aunque van dedicados a estudiantes en un sistema escolarizado, los principios subyacentes a cada consejo se pueden aplicar en cualquier momento de la vida y cualquier disciplina que se esté estudiando.

Mapa de los consejos

Administración de tiempo

  • No vayas a clase
  • Lee las cosas sólo una vez
  • Usa flashcards para recordar lo que aprendas

Otras estrategias (en la parte 2)

  • Entrelazado
  • Variación
  • Análisis post-mortem XD
  • Generación
  • Argumentación

Administración de tiempo

El autor argumenta que la correcta administración de tu tiempo como estudiante es la herramienta más poderosa para mejorar tu aprendizaje, la escuela se suele segmentar en unidades de tiempo, horas clase, semanas hasta el siguiente examen, evaluación parcial, semestre, cuatrimestre, etcétera, lo que implica que tienes un número limitado de tiempo para dominar una asignatura. Si ya no vas a la escuela, piensa en el trabajo, cuando una fecha límite de entrega se acerca, o en el hecho de que eventualmente morirás y no tendrás tiempo para aprender todo lo que quieras, te darás cuenta de que también necesitas administrar correctamente tu tiempo. los siguientes consejos buscan optimizar ese tiempo.

No vayas a clase si no es necesario

En la escuela tradicional vas a un aula, te sientas y escuchas a un experto hablar por una o dos horas, a veces puede que se sienta didáctico y te pida participar en clase, en alguna actividad en grupo, y cosas por el estilo.
Eso en sí mismo no es malo, ha probado que funciona por bastantes años, ¿verdad?, ¿VERDAD?.

Independientemente del enfoque de la asignatura, de los métodos de calificación, de la misma naturaleza del docente es innegable que hay veces que tu cerebro simplemente no va a retener información alguna por más esfuerzo que le pongas o por más capaz que sea el experto o por más notas que tomes.

He escuchado a cada vez más personas resaltar el valor de las clases en vídeo, don Altozano, Coursera, Khan Academy, JulioProfe y otro montón de canales/plataformas de aprendizaje han probado la efectividad de éste concepto, puedes reproducir las veces que quieras, puedes aumentar la velocidad de reproducción, puedes estudiar en casi cualquier lugar.

Entonces si el profesor o escuela te permiten faltar a clase y puedes hacerte de vídeos/audios y notas sobre la asignatura si las estudias por tu cuenta te permiten ahorrar tiempo que puedes dedicar a otras formas más eficientes de aprendizaje.

Siempre que sea posible solo lee las cosas una vez

Desde tiempos inmemoriales (pero sobre todo en los últimos doscientos años) se ha tenido a la lectura de la información repetidas veces como la mas estándar forma de aprender algo, también el subrayar y rellenar los márgenes con notas y comentarios y releerlos entra en ésos métodos de aprendizaje que gozan de la aceptación general. 

Hacer esto en efecto te permite aprender, pero los beneficios comparados con el tiempo invertido son bastante modestos (acercándose a ineficientes).

Releer la información no es una actividad redituable como estratégia de aprendizaje cuando consideras su falta de eficiencia y efectividad, lo mismo aplica para subrayar (a mí me gusta hacer eso :c).

El tiempo que ahora tienes disponible lo debes usar sabiamente, el autor recomienda en primer lugar fortalecer tu ‘Poder de recuperación’ (mala traducción de ‘Retrieval practice’, se tratará ese asunto en la sección de las flashcards), en segundo lugar sugiere que consumas otros materiales sobre el tema objetivo, libros, artículos de blog, vídeos, etcétera. Eso aumentará tu conocimiento del tema desde las perspectivas de otros expertos, tu profesor y libro de texto no son las únicas fuentes de la verdad del tema (por lo regular).

Para recordar lo que has aprendido usa flashcards de manera eficiente

La práctica del ‘poder de recuperación’ es la forma más efectiva de emplear el tiempo para aprender. 

Muchos teóricos del aprendizaje han planteado la forma en la que generamos recuerdos, en teoría las neuronas forman conexiones entre sí formando algo parecido a un circuito, eso genera una memoria, dichas neuronas además de almacenar ese recuerdo, con sus terminales libres pueden formar otros, lo que asocia ambas memorias por medio de algunos de sus ‘circuitos en común’, es entonces cuando un recuerdo dispara a otro.

Aunque se ha medido cuantos bits puede almacenar el cerebro humano (no muchos), la forma en la que en él se almacena la información permite afirmar que tenemos más espacio de almacenamiento del que necesitaremos por el resto de nuestras vidas, en teoría puedes aprender todos los días de tu vida y tu cerebro podrá lidiar con toda esa información.

Entonces, si tienes dificultad para recordar lo que aprendes, no es un problema de almacenamiento, más bien es un problema de recuperación.
Esa recuperación de recuerdos es la que se puede entrenar por medio de flashcards.

En su forma ideal, el entrenamiento del ‘poder de recuperación’ permite que al surgir una pregunta puedas obtener la respuesta de tu memoria de manera automática. 

Las flashcards pueden ayudar a reducir sesgos cognitivos como el efecto Dunning-Krueger (estimar incorrectamente cuánto sabes de un tema), pueden estudiarse en casi cualquier lugar y momento del día, no necesitan de un tercero como un grupo de estudio o compañeros de clase, y permiten reducir la curva de decaimiento de memoria natural en los humanos (más de eso en los siguientes párrafos).

Una buena flashcard debe ser atómica, es decir responder solo un dato o concepto, debe ser elaborada por tí, y contener elementos visuales (se ha demostrado que aprendemos mejor con dibujitos que con texto), hay muchos tutoriales de cómo hacer flashcards efectivas, que recomiendo revisar si le quieres dar una oportunidad a éste método.

Una ves tengas tus tarjetas debes estudiarlas con constancia pero distribuida uniformemente respecto al tiempo.

Hacer esto es la antitésis de la clásica estrategia escolar de estudiar intensamente el día (u horas) antes del exámen. Ésta estrategia parece funcionar, hey, todos lo hemos hecho, y hasta parece motivo de orgullo decir, ‘ha, solo tuve que dejar de dormir un día para aprobar el exámen que cubre los materiales de todo el semestre, !qué inteligente soy¡, aprendí en una noche algo que requiere medio año’ (léase con vos presuntuosa).

No tengo ni idea de cómo se resuelve una transformada de Laplace.
Lo irónico es que aprobé tres exámenes con un montón de transformadas (Gauss, te he fallado).

Mientras estudiar en sesiones maratonicas antes de las evaluaciones parece funcionar, hay un problema con ello, a largo plazo ese aprendizaje se pierde, si tu meta es obtener una calificación alta puedes seguir usándola, pero si lo que quieres es generar una base de conocimientos que dure por el resto de tu vida y que te permita afrontar de mejor manera lo que se te presente, lo mejor es estudiar un poco todos los días (allí entra la correcta gestión del tiempo como habilidad principal para mejorar como estudiante), es decir, usar las flashcards todo el tiempo, dato importante, solo se deben hacer flashcards de conceptos que se han comprendido a plenitud.

Se han hecho estudios sobre cuantas flashcards se pueden estudiar de éste modo, hay personas que tienen una colección de varios miles y recuerdan todos y cada uno de los datos contenidos en ellas estudiando algunas decenas todos los días. (Roger Craig)

El estudio constante de un pequeño conjunto de flashcards permite lidiar con colecciones enormes de información, en segundo lugar ayuda a paliar los efectos de la curva del olvido, un proceso natural de la mente humana que causa que la memoria se comporta más o menos como el decaimiento de los elementos radioactivos, todos tendemos a olvidar.

Existen otras estrategias que complementan el uso de flashcards aunque también pueden aplicar para cualquier método de estudio, las vamos a considerar en la siguiente entrada.