El almohadón de plumas

el almohadón de plumas resumen y reseña

El almohadón de plumas (cuento) (1917) –  Horacio Quiroga


De románticos y realistas

A mediados del s.XIX el romanticismo había sido sustituido por el realismo en Europa, en América por otro lado llegó más tarde y estuvo vigente por mucho más tiempo, Menton escribió que algunos de sus motivos seguían vivos en la literatura contemporánea, si aceptamos esa aseveración el romanticismo ha coexistido con todas las corrientes artísticas que le han sucedido.

El realismo reaccionaba en contra del tono exaltado del romanticismo, buscaba apegarse a la verosimilitud y en vez de buscar temas exóticos se examinaba el entorno del autor.

Según varios especialistas su máximo exponente es Honore De Balzac en Francia (no he leído nada de él :c) , Charles Dickens (Oliver Twist) en Inglaterra y don Benito Pérez Galdós  (Trafalgar, Marianela, Doña Perfecta) en España.

En las narraciones realistas se desestimaba al protagonista heróico y arquetípico, en su lugar se recurría a los tipos más interesantes de la clase media a veces caricaturizándolos, los protagonistas frecuentemente representaban ciertos rasgos de carácter, rara vez son complejos lo mismo que rara vez evolucionan dentro de la trama, el conflicto no se libra dentro de los personajes, sino entre ellos.

Y aunque el realismo ya había sido explorado en hispanoamerica a mediados del siglo XIX, llegó a su apogeo a finales del siglo en éstas tierras.

En éste contexto Horacio Quiroga escribió sus Cuentos de amor de locura y de muerte, en ellos podemos encontrar trazas de las dos corrientes antes descritas.

El almohadón de plumas es un relato bastante breve (una lectura de 10 a 15 minutos), de modo que recomiendo su lectura antes de continuar con los spoilers, su efecto es muy bueno la primera vez que lo lees y es de dominio público 🙂 (https://www.literatura.us/quiroga/plumas.html).


El almohadón de plumas (resumen y spoilers)

La historia cuenta la nueva vida de Alicia después de casarse con Jordán, ella esperaba una vida llena de afectos, amor y demás, él por otro lado aunque la amaba profundamente era bastante parco, aún así se las arreglaron para ser felices durante esos primeros días de casados.

Entonces ella empezó a sentirse mal, a ponerse pálida, delirar, a tener accesos de fiebre. Por lo regular conforme pasaba el día ella se reponía, pero a la mañana siguiente ella se sentía peor, así fué hasta que no pudo levantarse más.

Alicia empeoró rápidamente, el médico hacía lo que podía pero en realidad no había mucho que pudiera realizar en favor de la enferma, Alicia murió a los pocos días.

Al limpiar la habitación de Alicia la sirvienta hizo notar que en la almohada había lo que parecían manchas de sangre, Jordán le pidió examinarla a contraluz, ella lo hizo y al instante lo arrojó presa del pánico, entonces Jordán lo abrió y la mujer gritó de horror, una masa sanguinolenta y viscosa que movía lentamente sus patas a la que apenas se le notaba la boca había succionado la sangre de Alicia cada noche hasta que la dejó vacía.

El autor «fuera de cuadro» aclara que se trataba de un parásito común en las aves y que son «diminutos en el medio habitual, [aunque] llegan a adquirir en ciertas condiciones proporciones enormes. La sangre humana parece serles particularmente favorable, y no es raro hallarlos en los almohadones de pluma.»

Quiroga y el realismo sentimental

Al principio del relato leemos un motivo romántico , las emociones encontradas de Alicia al estar desilusionada por los afectos de su nuevo esposo apelan a las emociones para captar la atención, entonces se resuelve rápidamente el conflicto sentimental al ellos abrazarse y ella sollozar su espanto contenido.

Después surge el motivo realista/sentimental, al Alicia enfermar y revelar la causa de su muerte.

Menton decía algo sobre el realismo en Hispanoamérica, que al seguir vigentes con bastante fuerza otras corrientes, sobre todo el romanticismo, éstas se mezclaban con frecuencia dando lugar a quimeras que a veces no correspondían plenamente a alguna de ellas pero que precisamente eso les daba valor.

Y eso se percibe en el almohadón de plumas.

Si quieres leer otra entrada de un cuento de Quiroga tal vez te interese La meningitis y su sombra