El fistol del Diablo – Diario de lectura (Parte 1)

Esta es la primera entrada de una serie de resúmenes y comentarios sobre El fistol del Diablo de Manuel Payno, las otras entradas son:

Todo empezó con las ofertas de prime day de Amazon, me ví bombardeado por la publicidad a tal grado que mi subconsciente me llevó al origen de tanto spam y de algún modo terminé en la sección de ebooks, entonces se me ocurrió trastear un poco con las ofertas y encontré una cantidad respetable de libros gratuitos muy buenos (deberías darles una revisada si estás buscando algo que leer), de los cuales el que más llamó mi atención fué ‘El fistol del Diablo’. De haber sabido en lo que me metía al empezar a leerlo, lo hubiese hecho mucho antes, las entradas que desde hoy publique harán una breve relación de los hechos narrados e incluirán algunas reflexiones sobre los contenidos y pensamientos surgidos de la lectura, ni idea de cuantas salgan, parece que es un libro muy extenso *_*.

Después de la Independencia

La primera vez que supe de D. Manuel Payno fué con su relato de la escuela romántica ‘Amor secreto’. S. Menton lo agregó a la sección dedicada a dicha corriente. De él escribió: «Mexicano. Hombre activo en la vida política de su país. Ministro de Hacienda en varias ocasiones, diplomático, senador y periodista prolífico. Luchó en la guerra contra los Estados Unidos (¿recuerden el Álamo?), perseguido por Santa Anna, contribuyó al golpe de estado de 1857 contra el gobierno de la reforma (no muy recordado por cierto, el golpe era dirigido por Félix Zuloaga), perseguido durante la segunda intervención francesa, reconoció el gobierno de Maximiliano y fué diputado durante el mandato de Benito Juárez».

Escribió ‘El fistol del Diablo’ de 1845 a 1846, cerca de 25 años después de consumada la independencia, la importancia de ésta obra se hace manifiesta en su prólogo al hacer reflexión del estado de la novela como género literario en esos años. La poesía y el teatro habían estado presentes en la literatura casi sin interrupción desde los albores de la civilización, Las obras de Homero, La épica de Gilgamesh, y otros tantos ejemplos de los llamados ‘clásicos’ dan testimonio de ello. Los relatos por otro lado, casi siempre habían sobrevivido mediante la tradición oral, las compilaciones como ‘Las mil y una noches’ y sus símiles pusieron por escrito muchos de ellos (se sabe de relatos muy parecidos a los allí compilados en muy diversas culturas, véase entrada relacionada). Si se tiene a la novela como un relato al estilo de un cuento pero de longitud y complejidad mayores no existen ejemplos de ello en pleno derecho hasta la escritura del ‘Don Quijote’ de D. Cervantes, y aunque de algún modo fueron escritas obras parecidas después de él, la novela pareció entrar en declive hasta bien entrado el siglo XVII, entonces surgieron los maestros de la novela moderna: Dumas padre e hijo con ‘El conde de montecristo’ y las aventuras de ‘Los mosqueteros’, Dickens y su ‘Oliver Twist’, Victor Hugo con ‘Nuestra Señora de París’ y así muchos otros hasta llegar a D. Benito Pérez Galdós como representante del resurgimiento de la novela española.

El naturalismo exagerado y su hijo ilegítimo el realismo, inclinan a la literatura a una especie de ordinaria barbarie, contraria a todas las reglas de la estética.

Pastor Fido

El renacimiento de la novela en Europa hizo eco en las otrora colonias de América, D. Manuel Payno lleva el título de haber escrito la primer novela Mexicana, ‘El fistol del Diablo’. Según Pastor Fido (el que escribió el prólogo de la edición que estoy leyendo) «además de ser la primer novela larga publicada en México, es una novela eminentemente nacional, que no tiene punto de contacto, ni comparación con la antigua novela española, ni con la moderna francesa ni británica ni alemana, acaso podría encontrársele una remota semejanza con la novela moderna española», y es que según los conservadores y moderados nacionales del periodo, la corriente imperante en aquel entonces, el naturalismo era un cáncer (eso de menospreciar las cosas en boga no es nada nuevo), de ello Pastor Fido también escribió: «el naturalismo exagerado y su hijo ilegítimo el realismo, inclinan a la literatura a una especie de ordinaria barbarie, contraria a todas las reglas de la estética». Y es que algunos autores escribían cosas que escandalizaban a los caballeros que a veces sugerían que se añadiese una advertencia a su lectura del tipo: «Aquí no pueden entrar ni las señoras ni los niños». Payno escribió su novela con un enfoque romántico hasta la médula así que se salvó de la mala calificación de los conservadores. A pesar de eso hoy día se le considera una obra de importancia por su segunda característica más notable: es una novela de costumbres, la forma en que retrata la sociedad de su tiempo, los transportes, las armas, las formas sociales, la vestimenta, la cultura, en fin, todo, nos hace sentir que estamos leyendo un dagerrotipo del México post independentista (ha, ¿vieron eso?, ¿no?, ¿no? … :c), un añadido importante es que Menton califica a la novela como representante del «Costumbrismo de fantasía», literal estamos hablando de uno de los antecedentes del celebrado realismo mágico, ya veremos por qué.

De aventuras y romances (Capítulos I a XXI)

Ésta narración está situada en el periodo histórico ya citado (segunda mitad del siglo XIX), el protagonista (de momento, no sé si va a cambiar) es Arturo, un joven miembro de la aristocracia mexicana que había terminado su educación en Inglaterra y regresaba a México, joven y recién graduado ahora deseaba experimentar los tormentos del amor, en esas reflexiones estaba cuando un sujeto que había conocido en Europa lo visita y Arturo le termina compartiendo sus nuevos planes, entonces Rugiero como se hace llamar el individuo le invita a un baile de la alta sociedad para iniciar con sus pesquisas, digno es de mención que la descripción física de Rugiero grita sutilmente que no es otro que el Diablo, o un hombre que podría pasar por él, por encima de la elegancia de su atuendo, resaltaba un fistol de diamantes de hermosa factura y apariencia. (No tenía idea de qué era un fistol hasta que ví el término en ésta novela, parece un tipo de prendedor que se pone en la solapa del traje, también hay los que se sujetan a las corbatas que se usaban en esos tiempos). Dicho sea de paso, Arturo había pronunciado en un juramento que podría hasta empeñar su alma al Diablo con tal de conquistar a la mujer que fuera.

En el baile Arturo conoce a Aurora, una bellísima señorita de diecisiete años (las regulaciones actuales sobre pretender a una menor parecen ser de moderna acuñación) coqueta y juguetona y a Teresa una menos bella pero más interesante señorita de aspecto triste y melancólico, baila con ellas, le confiesa su amor eterno a la primera y es rechazado, aunque con un dejo de complacencia que le da esperanzas, ‘una fatua y bella muchachita’ según Arturo.

Sus pretensiones parecen no ser ignoradas por un capitán de caballería que le recrimina y después de un agrio y caballeresco intercambio de palabras le reta a duelo con espada y sin padrinos pues está resuelto a matarlo o ser muerto por su rival. Arturo acepta pues así lo indicaba el honor y sigue en el baile, después ve cómo Teresa también baila con el capitán, ¡que coincidencia!.

Sigue de parranda y ya de mañana una pobre mujer le pide limosna, fastidiado de la vida como está (no le fué bien en el amor y se va a hacer matar por ‘una coqueta’ que lo mandó al gorro) le responde duramente. Pero al escuchar sus sollozos se arrepiente y pidiéndole disculpas se dispone a ayudarle, entonces se da cuenta de que es ‘un ángel’, le entrega las monedas que le quedan y la sigue, primero sus intenciones no son nada nobles, pero cuando entra a su hogar y vé la situación de sus padres viejos y moribundos se compromete a ayudarles, tiene una breve entrevista con el padre de la niña que nos enteramos se llama Celeste y le relata que era un viejo capitán que peleó al lado de Hidalgo y del General Morelos del cuál conservaba una lanza que le había regalado, ése era su único tesoro (oye ¿qué?, ¡una lanza de Morelos!) pero nunca la vendería, también le informa cómo llegaron a ese grado de miseria, Arturo se despide y en un arranque de locura le pone el fistol de Rugiero (que éste le había prestado en vísperas del baile) al rebozo de Celeste diciendo: «Lo que encuentres prendido en tu rebozo es tuyo, úsalo para ayudar a tus padres».

Se va a su casa y luego a Chapultepec, lugar concertado para su duelo, antes de empezar a matarse con el capitán, Arturo le pregunta su nombre y le promete batirse pero no sin antes saber de sus amores con Aurora y Teresa, después de una charla llena de caballerosidad terminan por no combatir luego de las formalidades de una satisfacción (supongo que es el equivalente del siglo XIX a pedir disculpas), entonces se vuelven amigos y se van a comer juntos.

Si algo hay de divino en la miserable organización humana, es el amor.

Manuel

Así nos enteramos que el capitán (llamado Manuel) amaba a Teresa desde hacía mucho tiempo y era correspondido, los padres de la niña habían muerto y la dejaron con una cuantiosa fortuna pero controlada por un tutor que deseaba hacerla su esposa y quedarse con las dos (la chica y la fortuna), un sujeto despreciable al que Teresa aborrecía, después de muchos años se volvieron a ver de casualidad en el baile y se habían confirmado su amor, se iban a escapar y casar aún con la desaprobación de D. Pedro como se llamaba el tutor.

De vuelta a su casa Arturo recibió la visita de Rugiero invitándolo a una aventura nocturna, le sugirió llevar un arma, ya se sabe que desde hace más de doscientos años las calles de México son peligrosas de noche (con la mínima diferencia de que en esas épocas podías llevar las armas que quisieras para defenderte y nadie te iba a decir nada XD).

Entonces entran en una vieja casa y espían por una mampara, allí puede ver que se encuentra a Teresa siendo confesada por un sacerdote, de otro lado escuchó al tutor diciendo que la iba a matar si no consentía con casarse con él (dato random es que Rugiero le dió esa idea al tutor pues también lo conocía y le gustaba malinfluenciar a la gente, ¿será que de verdad era el Diablo?, por eso sabía del asunto y llevó a Arturo para enseñarle un poco de la naturaleza humana), cuando hace efectiva su palabra poniendo el cañón de una pistola en la cabeza de Teresa, Arturo se mostró dispuesto a defenderla pero Rugiero lo arrastró con una fuerza sobrenatural afuera de la desvencijada casa en la que estaban, en su intento por entrar un hombre lo detuvo, y él lo golpeó con el pesado bastón que llevaba como arma, cuando lo examina lo da por muerto a la vez que se percata que era Manuel.

Fuera de sí huye y planea embarcarse a Europa, recoge algunas cosas y sin despedirse de nadie se vá en diligencia al puerto de Veracruz para hacer efectivo su plan.

Mientras eso pasaba las vecinas de Celeste movidas por la avaricia y la envidia se las ingenian para acusarla de ladrona, el juez de paz que tenía como jurisdicción la zona en la que vivían al verla bonita y con un prendedor que valía una fortuna aprovecha su oportunidad de quedarse con al menos alguna de las dos, su padre la defiende como puede y con la lanza de Morelos hiere a uno de los esbirros que la intentaban llevar en custodia, el esfuerzo y la impresión le causan la muerte, Celeste ya sin noción de la realidad es llevada a la prisión, su madre es abandonada entonces a su suerte aunque no le quedaba tampoco mucho tiempo de vida.

El juez de paz y uno de sus asistentes improvisan una estratagema para quedarse con el fistol, ya en la noche el asistente le da sendas puñaladas al juez mientras se lo quita.

Arturo comparte la diligencia entre otros con una señora que se la pasa sollozando, le da consuelo y ésta se deja tomar la mano (eso es algo que no se hacía con extraños en ésa época, bueno, creo que aún hoy día no se hace XD), en una de las paradas de la diligencia en la que los pasajeros descansaban y tomaban algún alimento se da cuenta que se trata de Teresa en persona.

Nunca se esclarece que pasó entre ella y el tutor pero es profundamente infeliz y se va a exiliar a la Habana, Arturo ya está maquinando planes para ir con ella y hacerla olvidar su tristeza con sus caricias y su amor cuando piensa en la memoria de su fallecido amigo Manuel y renuncia a ese proyecto, no deja de asistirla y después de manifestar que es amigo del capitán ella le hace prometer que le dará noticias de ella y un guardapelo con su fotografía, el acepta aunque sabe que no podrá cumplir esa promesa, después de despedirla cae en cama víctima de una terrible enfermedad.

De manera paralela el capitán (que no murió) sigue a Arturo con objetivo de matarlo pues desde su óptica además de robarle a Teresa lo dió por muerto después de atacarlo arteramente.

Pero como la civilización y finura de los ladrones de la República mexicana excede a cuanto puede apetecerse, cosa que en obsequio de la justicia, deben reconocer y confesar los viajeros extranjeros, los transeúntes fueron atados de pies y manos, y colocados con el rostro contra la tierra, habiendo tenido algunos la ventaja de conservar su ropa interior. Los ladrones, habiendo recogido relojes, anillos y algunas monedas de oro y plata, se internaron en el bosque, sin olvidarse de dirigir tiernos adioses a las víctimas, que por su parte tuvieron la descortesía de guardar un profundo silencio.

Narrador

Uno de sus compañeros de viaje se hace llamar Bolao y se hacen amigos cuando junto a otro pasajero se defienden de unos salteadores haciendo gala de arrojo, pericia y valor, encuentra a Arturo en una parada a las afueras de Veracruz, el cuál a pesar de haber recibido una visita de Rugiero y de que éste le recomendara seguir a Teresa y amarla por siempre, decide ir a con su madre pues habría de estar llena de desconsuelo, cuando se encuentran frente a frente Manuel le ofrece una de las dos pistolas que llevaba para ahora si matarse, Arturo vuelve a apelar al honor y le explica todo lo que vió, se reconcilian y acuerdan vengarse del tutor de Teresa.

-¿Está usted enamorada de alguien? – Sí Arturo. -¿Y de quién hermosa Apolonia?- De usted Arturo-

¿Oie qué?!!!! 😮

Arturo le sugiere continuar a Veracruz para … bueno, no recuerdo, el caso es que Teresa le iba a escribir desde la Habana y quería hacer algo de tiempo, y se la pasa divirtiendose con las muchachas de la sociedad Jalapeña, conoce a una chica llamada Apolonia y ella le dice amarlo, eso es toda una rareza incluso hoy día (literal hay niñas que morirán antes de decirle a un chico que les gusta), después de algún tiempo regresan a México y acuerdan esperar noticias de Teresa para castigar al terrible Tutor.

Reflexiones de las aventuras y el romance

¿Se necesita acaso ser un ente sobrenatural para conocer que los ingleses son raros y borrachos, los españoles jactanciosos, los franceses charlatanes, los americanos codiciosos y los mexicanos imbéciles?

Rugiero

La historia tiene una fuerte carga romántica, el móvil del personaje principal es vivir aventuras amorosas y lo hace cortejando a cuanta chica le parece atractiva, al mismo tiempo se resalta lo sobrenatural de Rugiero cuando por ejemplo a veces parece tener el poder de leer la mente de Arturo.

Un aspecto un poco menos agradable es que D. Manuel Payno tiende a divagar mucho en reclamos sociales, morales y éticos. A veces te hace leer por la fuerza una prédica moral cuando lo único que quieres es saber qué le pasó a Celeste o Teresa.

Y los detalles que hasta el momento más me han gustado son las referencias históricas que permiten hacerse una idea de la vida en el México post independentista.

Las pistolas que usa Arturo y Manuel por ejemplo son seguramente de percusión, éstas disparaban cuando al jalar el gatillo, se activaba un martillo que a su vez movido por un resorte golpeaba una cápsula fulminante (pequeño receptáculo que explota cuando se le golpea, de un solo uso) y entonces se encendía la carga de pólvora que se hallaba en una cámara posterior o bien el barril, la explosión de la pólvora impulsaba la bala y si tenías suerte le dabas a algo. He visto un par de vídeos en los que el tirador se tarda un poco más de un minuto en cargarla.

No sólo eso, las lanzas, sables y espadas se usaron hasta principios del siglo XX, los escuadrones de lanceros eran famosos en España y sus colonias, eran tipos que iban a caballo y con una larga lanza cargaban y bueno, te puedes hacer una idea de lo que te podría pasar si un pedazo de madera con una punta afilada y la inercia de más de 300 kg te golpeaban mientras intentabas cargar tu moderna pistola de percusión. Por lo que las referencias a éstas armas están perfectamente acordes al periodo.

Arturo menciona que es muy bueno en la esgrima inglesa y tiene al menos una toledana, ya desde el siglo XV se les empezó a llamar así a las espadas en España pues el acero de Toledo era famoso por su calidad, con el tiempo cualquier espada del mundo Hispano (hablamos también de las en aquél entonces colonias) era llamada toledana, aunque no necesariamente fuera de acero de Toledo.

Aparte de los lanceros se hace mención de varios grupos de dragones, para los no iniciados en la historia de la guerra, los dragones eran una unidad de caballería que por lo regular llevaba armas de fuego y sables, a veces lanzas también, fungían como exploradores, caballería ligera y escaramuzadores, se diferenciaban de los lanceros antes descritos en que éstos últimos eran caballería pesada con algún tipo de coraza (a veces) y que sobre todo se empleaban contra infantería, los dragones eran un poco más versátiles.

Los detalles relacionados con el viaje a Veracruz son también interesantes, con una rápida medición con cierta aplicación de mapas me enteré de que al día de hoy uno se tardaría de 4 a 5 horas en ir de la capital a Jalapa (no tengo idea de si la estimación del mapa es correcta) y oh sorpresa, se sigue la misma ruta en la actualidad que en aquél entonces, pues el itinerario de Arturo y Manuel concuerda con la ruta propuesta por el mapa (De la Ciudad de México a Puebla y luego a Jalapa pasando al sur de el cofre de Perote. Disclaimer: No soy afecto a viajar pero el mapa y el relato son muy explícitos).

En resumen, el libro pinta muy bien, es la primer novela nacional, con su consecuente carga local (puedes identificar lugares, dichos y demás detalles), es de la escuela romántica, tiene destellos de fantasía y detalles históricos de guerra y sociedad, ya veremos cómo se resuelve ésto, recomendado al 100%.