El hombre muerto

la-biblioteca-de-belzoond

El hombre muerto (cuento) (1917) –  Horacio Quiroga

El hombre contra la naturaleza

Cuando el romanticismo estaba muriendo como corriente literaria principal ya llevaba un dilatado declive que solo se extendió por que en las tierras latinoamericanas gozó de mucha aceptación, y como se ha escrito en otras entradas coexistió con otras corrientes literarias creando amalgamas que no se encuentran en ningún otro lado.

El realismo era la antítesis del romanticismo, opuesto al heroísmo y perfección de los protagonistas románticos buscaba retratar la realidad de la manera más objetiva posible, no hacía uso de alegorías ni demás artificios, etcétera.

Por otro lado en latinoamerica también adquirió matices únicos siendo influenciado por la situación geopolítica, el clima, la orografía entre otra gran cantidad de variables.

Don Horacio Quiroga gustaba mucho de la provincia Argentina de Misiones, en 1903 participó en una expedición de Leopoldo Lugones como fotógrafo y en 1906 compró una chacra en sociedad con su amigo uruguayo Vicente Gozalbo de 185 hectáreas, sobre la orilla del Alto Paraná, y comenzó a hacer los preparativos para vivir allí, mientras enseñaba Castellano y Literatura.

Y entonces se casó con una de sus alumnas (oie que?) y se fué a vivir allí con ella, tuvieron dos bebés y en algún punto ella se suicidó (todos sabemos que a Quiroga le rodea la muerte).

El caso es que Quiroga sabía de la vida en la selva, la colonización de las tierras vírgenes y lo que implicaba, la lucha del hombre contra los elementos y la naturaleza.

Resumen [spoilers]

El relato explica la situación que va describiendo, un hombre por accidente se ha herido de muerte con su machete al intentar volver a su casa, yace tendido en el alambrado que intentaba cruzar y mientras muere empieza a reflexionar en su familia, el monte que era virgen cuando llegó y que con el tiempo transformó en su hogar.

La dirección de los poblados cercanos, los vecinos que pasan a lo lejos de su bananal, su esposa y sus dos hijos.

El hombre va a morir y lo sabe, al final el malacara del hombre al oír a la familia del hombre se aleja tranquilo mientras pasa al lado del hombre que ya está descansando.

La muerte

Éste relato podría considerarse la parte de ‘la muerte’ en los ‘cuentos de amor de locura y de muerte’, aunque no recuerdo si forma parte de ésa antología o bien de los cuentos de la selva.

El cuento transcurre en un instante y en varios a la vez. Por un lado unos pocos minutos pasan entre el inicio del relato cuando intenta cruzar el alambrado y cuando por fin muere, pero se siente un espacio de tiempo mucho más extenso en el mundo interior del hombre.

Pensando que tras diez años de trabajar en el monte debería saber cómo usar un machete sin matarse en el proceso, en que nunca se piensa que el momento de la muerte puede venir de la manera más inesperada y a veces ridícula posible, en vez de eso sentimos que después de años de planearlo cuidadosamente llegamos a ese momento en el que sabemos que vamos a morir, en realidad no sabemos nada.

Se sienten trazas de realismo en el relato en la descripción del accidente: ‘Apreció mentalmente la extensión y la trayectoria del machete dentro de su vientre, y adquirió fría, matemática e inexorable, la seguridad de que acababa de llegar al término de su existencia.’

También se hace constante referencia al tiempo, a la muerte y al cansancio, el salto entre un narrador omnisciente y los propios pensamientos del hombre pasa desapercibido lo que dá testimonio de la técnica y sutilezas del autor.

Al final, el efecto que percibí es: ‘Te puedes morir en cualquier momento’ y lo que la perspectiva provoca en el ánimo del lector, a lo mejor de esa manera por fin te decides a declarártele a tu crush o a hacer eso a lo que no te animabas por temor o que postergabas con un ‘cuando tenga tiempo’, no te olvides de que ‘éste puede ser tu último segundo’ ( https://www.youtube.com/watch?v=jCf248nhG-o)